Historia religiosa menonita

Los menonitas constituyen la más antigua de las iglesias evangélicas, surgiendo en 1527 como «ala radical» de la reforma protestante. Su radicalismo tocaba temas como la separación entre iglesia y estado, el bautismo tan sólo de creyentes, la no violencia y objeción de conciencia a las guerras, y su insistencia en la naturaleza de la iglesia como comunidad de discípulos de Jesús comprometidos a un estilo de vida de santidad.

 Más que reformar la iglesia, pretendían restaurarla, siguiendo para ello con sencillez testaruda el modelo, el ejemplo y la enseñanza del Nuevo Testamento.

 Orígenes de los menonitas.

Obviamente, lo que en el Siglo XVI parecía «radical» o incluso revolucionario y peligroso, hoy ha llegado a ser bastante frecuente entre evangélicos.

Según datos recopilados en 1996-97 los menonitas constituían 192 entidades nacionales en 60 países, cuyos miembros adultos bautizados sumaban 1.060.143 hermanas y hermanos. Los países con mayor número de menonitas bautizados eran los EE.UU., con 287.345; la República Democrática del Congo, con 175.837; Canadá, con 128.633; y la India, con 87.466. En Europa, Alemania contaba con el mayor número de miembros bautizados: 39.610. Obviamente, esta cifra no deja de suponer una pequeña minoría tanto respecto a los cristianos en general, como respecto a la población mundial total. Estadísticas menonitas mundiales.

En España existen comunidades menonitas en Barcelona, Burgos, Madrid y Vigo. Suman entre ellas algo más de 100 miembros bautizados, sin contar los niños y demás asistentes a sus cultos y actividades.

¿Qué creen los menonitas? 

En cuanto a doctrina, normalmente los menonitas se han limitado a dar por válida la teología protestante y evangélica.

Siempre han sido ortodoxos respecto a…

un Dios único, Creador del universo y Divina Providencia;

la Trinidad,

la Encarnación de Jesucristo mediante la virgen María,

la condición de pecadores merecedores de condenación en que se halla toda la humanidad fuera de Cristo;

la salvación por la fe por la gracia de Dios, mediante la cruz de Cristo;

la esperanza en la resurrección de los muertos y el regreso glorioso de Cristo,

la necesidad de ceñirse a las Escrituras en toda doctrina y conducta cristianas,

etc.

Aunque hoy por hoy existen todas las corrientes teológicas posibles entre los menonitas, por lo general su doctrina se podría describir como conservadora, en el sentido de ortodoxa.

Las diferencias entre los menonitas y las demás confesiones cristianas nunca ha estribado en la doctrina.

 Son más las diferencias doctrinales entre menonitas de distintas corrientes internas, que las que existen entre los de cualquier corriente interna y corrientes análogas en otras denominaciones o confesiones cristianas.

 Los menonitas se destacan por una importante capacidad de tolerar la diversidad doctrinal siempre que las doctrinas se defiendan desde la Biblia.

 Los historiadores menonitas observan que aunque en cinco siglos éstos han sufrido importantes divisiones internas, las divisiones nunca se han producido por cuestiones de doctrina.

La importancia de Jesús como Maestro y Señor.

 Es ésta una convicción medular entre los menonitas, que podría aspirar a ser considerada como una particularidad doctrinal menonita.

Los menonitas creen que todo aquello que los evangelios cuentan que Jesús enseñó personalmente respecto a conductas y actitudes morales y éticas, ha de ser asumido plenamente por cada cristiano.

 Se declaran discípulos personales de Jesús e intentan vivir hasta sus últimas consecuencias conforme a su enseñanza, por ejemplo, en el Sermón del Monte (Mateo 5-7).

Aunque reconocen sus imperfecciones y dependen de la Gracia Divina para la salvación eterna, procuran con esperanza y gozo en el Espíritu obedecer a Jesús.

¿Qué características particulares son típicas de la fe menonita? 

La actitud fundamental menonita de obediencia frente a la persona de Jesús trae consigo ciertas consecuencias de consideración:

La primera consecuencia es una manera particular de emplear la Biblia.

  1. Los menonitas entienden que el Antiguo Testamento, al desconocer a Jesús por ser previo a su venida, es revelación divina, sí, pero parcial e in-completa en comparación con Jesús.
  2. Aunque estudian y leen devotamente la Biblia entera, cuando la lectura sencilla y natural da como resultado un conflicto entre los testamentos Antiguo y Nuevo, no dudan en quedarse con la enseñanza del Nuevo.

Y si por alguna razón hubiera que elegir entre las palabras de Jesús y las escritas por sus apóstoles (el resto del Nuevo Testamento), no dudarían en quedarse con las palabras de Jesús.

2. La segunda consecuencia de considerarse discípulos de Jesús personalmente, tiene que ver con la separación del mundo.

 Siguiendo la enseñanza de Jesús, los menonitas se ven en el mundo pero no se consideran del mundo.

Entienden que han sido trasladados del reino de las tinieblas al reino del amado Hijo de Dios. Se consideran peregrinos en esta tierra y por lo tanto peregrinos en cada una de las naciones de esta tierra donde les toca vivir.

 No asumen como parte de su identidad fundamental ni los nacionalismos, ni las costumbres y valores, ni las xenofobias y racismos de su entorno en cada lugar donde viven.

Oran y trabajan por el bienestar de la ciudad y la nación donde residen, pero se consideran extranjeros, ciudadanos de otro reino cuya consumación esperan y anhelan.

Entienden que Dios en su misericordia ha ordenado, si bien fuera de la perfección de Cristo, todas las autoridades, civiles y militares, legislativas y judiciales, que ordenan la coexistencia pacífica de la humanidad.

 Por esto procuran vivir en paz y sumisión a las leyes y a las autoridades.

 Pero consideran que además de esto ellos, personalmente en cuanto cristianos, han de vivir según la perfección de Cristo.

 Que su vida ha de estar marcada por los valores del amor, la justicia y la solidaridad con los que sufren.

Que han de actuar siempre conforme a toda humildad, misericordia y perdón.

Que como Jesús mismo, han de estar dispuestos a sufrir por el prójimo, recurriendo siempre a la acción no violenta, nunca a la fuerza.

 Por lo tanto se niegan a ocupar posiciones de autoridad que requieran para su ejercicio el recurso a la fuerza policial o militar, así como Jesús huyó de los que querían coronarle como rey.

Para los menonitas, la otra cara de la separación del mundo es el compromiso con la comunidad cristiana.

Entienden que los miembros de la comunidad son miembros del cuerpo de Cristo, y por lo tanto miembros los unos de los otros.

Se tratan unos a otros como hermanas y hermanos, solidarizándose unos con otros en las buenas y en las malas.

Con toda la frecuencia que obligan las circunstancias, se apoyan unos a otros con sus recursos materiales; ayuda mutua a veces espontánea, otras veces cuidadosamente organizada en instituciones de beneficencia.

En algunas situaciones límite (guerras, persecuciones, hambre, emigraciones) han llegado a ponerlo todo en común para suplir las necesidades de sus miembros más débiles.

 

Pero el compromiso mutuo en comunidad cristiana supone para ellos más que la asistencia material mutua.

 Los menonitas entienden que el corazón del ser humano es engañoso.

 Por lo tanto procuran vivir vidas auténticamente abiertas a los hermanos y hermanas, recibiendo de ellos con humildad toda palabra de exhortación, corrección, y estímulo a la maduración.

Esta virtud da lugar a sus propias tentaciones. Las dos tentaciones típicas en que históricamente han caído los menonitas han sido la del legalismo y la del orgullo sectario frente a otros cristianos.

 Los menonitas reconocen estas tendencias y las confiesan.

 Para evitar estas tendencias, procuran por un lado que su obediencia a Jesús sea siempre una respuesta sincera motivada por un amor puro y agradecido, y por el otro vivir en humildad entre los cristianos de todas las tradiciones y confesiones.

 Nada de lo cual resta un ápice de su compromiso de sumisión mutua en comunidad cristiana como condiscípulos de Jesús.

2 Comments

  • Responder agosto 5, 2012

    Rolando

    En este mes de AGosto vamos a ir a conocer la Colonia La Nueva Esperanza en Guatrache – La Pampa.
    saludos desde Concordia

  • Responder enero 20, 2013

    Anibal Francisco Reinoso

    Hola Comunidad Menonita:
    Mi nombre es Francisco Reinoso y soy argentino oriundo de San Luis. Ahora me encuentro estudiando una maestría en medio ambiente en Canadá y conocí por primera vez de esta comunidad en un pueblo en la provincia de Ontario que se llama St Jacobs.
    Los felicito por la forma tan austera de vida que llevan y lo felices que todos se ven! Me da un gran orgullo ver estilos de vida como el de ustedes y con tanto éxito. Algún día me gustaría conocerlos en persona.
    Un fuerte abrazo!!
    Francisco

Leave a Reply Clic para cancelar respuesta.

Responder a Anibal Francisco Reinoso Cancelar respuesta